Sábado 20 de Diciembre de 2014

Bahía Blanca: temor por un "hombre araña" que asola edificios

     

Entró en dos departamentos del segundo y tercer piso de un edificio de Las Heras 359, mientras sus moradores dormían. En ambos casos se llevaron dinero en efectivo. Es el segundo caso en una semana.

Foto: Las últimas dos víctimas (La Nueva Provincia).

02/07/2010 : 07:25 : Fuente: La Nueva Provincia.

Por segunda vez en lo que va de la semana, desconocidos emplearon la modalidad conocida como "El Hombre Araña" para ingresar en un edificio del microcentro, a través de una pequeña ventana ubicada en las alturas, y robar pertenencias de dos departamentos, cuyos propietarios se encontraban durmiendo y no percibieron la presencia de los extraños.

"Es increíble" y "uno pensaba que acá estaba a salvo", eran las expresiones que repetían los consorcistas del inmueble ubicado en Las Heras 359, blanco de ladrones, pese a las importantes medidas de seguridad con que cuenta.

Marta De Liberato, propietaria del departamento "E" del segundo piso, y Graciela Rotonda, que ocupa el 3º "D", resultaron damnificadas por los robos.

Los malvivientes, de acuerdo a las primeras consideraciones, habrían trepado por los techos de la lindera iglesia Asamblea de Dios Recta Final.

Desde allí habrían logrado llegar a la ventana del lavadero del departamento del segundo piso, que se encontraba sin traba y fue fácilmente abierta por los sujetos.

Se especula que luego de registrar el lugar y apoderarse de una cartera con 70 pesos, utilizaron las escaleras internas para llegar al tercero, donde advirtieron que la puerta de la vivienda de Rotonda se encontraba sin llave.

Allí también accedieron y se apoderaron de un bolso con 120 pesos y una cámara fotográfica, para finalmente retirarse por el mismo lugar utilizado para entrar.

De hecho, la policía recuperó ayer las carteras de ambas mujeres, que fueron abandonadas por los malvivientes en el techo del templo evangélico.

De Liberato manifestó que descubrió el hecho a primera hora de la mañana, cuando encontró una colilla de cigarrillo que los ladrones habrían dejado en el living de su casa y la ventana del lavadero abierta.

"Estaba en mi casa con mi hermana y la verdad que no sentimos nada. Incluso, los ladrones cerraron una puerta corrediza de madera que siempre dejo abierta", dijo.

En este sentido, la mujer dejó abierto el interrogante acerca de la posible utilización de algún producto químico para adormecerla.

"No sé si tiraron algo para dormirnos, porque yo tengo un sueño liviano y me despierto fácilmente, aunque en esta oportunidad no me di cuenta de nada", aseguró.

Rotonda, por su parte, admitió que la puerta de su departamento se encontraba sin llave, manifestando que nunca se imaginó que pudieran vulnerar la seguridad del edificio.

"Casi todos vivimos con la confianza de que acá no nos van a entrar a robar. Se ingresa con una tarjeta magnética y hay cámaras, entonces uno supone que no va a pasar nada", opinó.

En este sentido, indicó que ayer a la mañana chequearon las filmaciones del hall de acceso y no se advirtió la presencia de extraños, por lo que se descuenta que dejaron el edificio por la ventana del segundo piso, utilizada para ingresar.

La joven dijo que estaba en su casa, junto a su hija de 12 años, y que la cartera la tomaron de su habitación.

"La sacaron del lugar donde estaba durmiendo y no escuché nada. Nos dimos cuenta a la mañana, cuando le dije a mi hija que me trajera la cartera y no la encontraba. También me llevaron una cámara de fotos", mencionó.

A su vez, dijo que los malhechores no provocaron desorden ni daños. Rotonda fue quien se comunicó con el 911 y solicitó la presencia policial, por lo que poco después concurrió al sitio un móvil de la comisaría Primera, cuyos efectivos lograron recuperar los bolsos de las mujeres en el techo del inmueble lindero.

También se hicieron presentes peritos de la Policía Científica, quienes realizaron un levantamiento de rastros en los departamentos involucrados.

El lunes pasado se produjo un hecho de circunstancias similares, cuando, utilizando la misma modalidad, robaron en tres departamentos del edificio ubicado en Alsina 623.

En esa oportunidad ingresaron en dos propiedades del segundo piso y en una del cuarto, donde sustrajeron dinero en efectivo y otros efectos.

Víctimas de los ladrones resultaron Angélica Salgués, Susana Travellia y Natalia Pons.

En todos los departamentos se encontraban al menos dos personas al momento del robo y ninguna de ellas pudo percibir lo que estaba ocurriendo.

Al igual que ayer, accedieron al edificio de Alsina a través de las ventanas de los lavaderos y se especulaba que al segundo piso llegaron a través de los techos de una cochera trasera.

De todas maneras, los propios vecinos y la policía no lograba explicarse cómo lograron subir al cuarto nivel, estimándose que lo hicieron por los balcones que dan a la calle Corrientes.


Para divisar correctamente este aviso, su conexión debe permitir accesos remotos provenientes de Google.