Un perito relató cómo fueron los últimos minutos de vida del novio de Nahir

96

Un médico forense declaró en el juicio a Nahir Galarza por el crimen a balazos de su ex novio Fernando Pastorizzo, en diciembre último en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, que la víctima murió en “menos de tres minutos” a raíz de que uno de los disparos a “quemarropa” que le perforó un pulmón le provocó una “asfixia inmediata”.

Se trata del perito oficial Marcelo Benetti, quien practicó la autopsia al cuerpo del joven asesinado cerca de las 8.30 del día del homicidio, es decir, aproximadamente tres horas después de producida la muerte.

Por su parte, Galarza (19) no estuvo presente en la audiencia de ayer por primera vez desde que se inició el debate oral el lunes de la semana pasado en los tribunales de Gualeguaychú.

“El cuerpo presentaba dos heridas de arma de fuego en el tórax. La herida que produjo la muerte inmediata fue la originada desde atrás, la cual le perforó un pulmón. Y ambos disparos se produjeron cuando la víctima estaba con vida”, detalló Benetti, del Cuerpo Médico Forense de la provincia de Entre Ríos.

Según el médico, “por el tatuaje del disparo en la espalda” de Pastorizzo (20), este tiro, el de “atrás”, fue efectuado a unos “treinta centímetros” de distancia.

Benetti detalló que “el segundo disparo fue a la altura del esternón, un centímetro arriba del otro disparo que ingresó por la espalda” y efectuado “de frente”, a unos “quince centímetros de distancia”.

El médico -cirujano del Hospital Centenario de Gualeguaychú- explicó que “ambos proyectiles ingresaron y salieron del cuerpo de Fernando”, y que le produjeron “un paro cardiorrespiratorio inmediato”.

“La herida originada desde atrás fue desde arriba hacia abajo, al igual que la lesión producida por el disparo que se realizó de frente al cuerpo”, indicó el testigo y señaló que “la víctima entró en estado inconsciente inmediatamente”.

“Tengamos en cuenta que los tres órganos vitales son el corazón, el pulmón y el cerebro. En un segundo se pierde la consciencia por lesión del pulmón derecho”, describió Benetti y agregó: “La asfixia fue inmediata, en menos de tres minutos, de acuerdo a la cantidad de sangre que había en la tráquea.”

Por último, el forense negó que la imputada Galarza presentara golpes en su cuerpo al momento de ser examinada poco después del crimen.

Otro de los ocho testigos que declararon ayer fue la perito María Silvina Taleb, de la División de Toxicología de la Policía de Entre Ríos, quien sostuvo que “el análisis toxicológico de Fernando Pastorizzo dio negativo”.

“Son pruebas confirmatorias y fehacientemente negativas”, aseguró la testigo ante los jueces Mauricio Derudi, Arturo Exequiel Dumón y Alicia Vivian, quienes pasaron a un cuarto intermedio hasta la mañana del jueves próximo, cuando se reanudará el debate.