Piden perpetua a tres acusados de matar a un policía

197

Un fiscal pidió que tres hombres sean condenados a prisión perpetua por el crimen de un suboficial de la Policía Federal (PFA), asesinado a balazos en 2016 por delincuentes que asaltaban un comercio en la localidad bonaerense de San Justo al que la víctima ingresó para realizar una compra, informaron fuentes judiciales.

El fiscal Alfredo Luppino solicitó al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de La Matanza la máxima pena para Pablo Federico Aguilar (28), Jonathan David Albano (30) y Fredy Brítez Rojas (24) por el “homicidio doblemente agravado por criminis causa y por ser cometido contra un miembro de una fuerza de seguridad”.

En tanto, la Sección Patrocinio de Querellas del Personal Herido o Fallecido de la PFA que representa a la familia de la víctima, Leonardo Federico Sánchez (38), coincidió con el funcionario judicial.

Por su parte, los defensores de Brítez Rojas y Albano requirieron a los jueces Diana Volpicina, Gustavo Navarrine y Claudio Raciti que sean absueltos, mientras que el de Aguilar pidió que sea encuadrado como un “homicidio en ocasión de robo”.

Es que éste último acusado había admitido que su intención era cometer el robo pero no matar al efectivo, dijeron las fuentes.

En sus alegatos, el fiscal y la querellla tuvieron en cuenta los testimonios que ubicaron a los imputados en la escena del crimen.

“Según los testigos, el efectivo les repitió a los delincuentes ‘¡no me maten!, ¡no me maten!” pero por lo menos dos de ellos le dispararon”, dijo un vocero con acceso al expediente.

Los jueces pasaron a un cuarto intermedio para el próximo martes a las 12 en los tribunales ubicados en Mendoza 2417, de San Justo, cuando darán a conocer el veredicto.

El hecho se registró en la tarde del 24 de junio de 2016, alrededor de las 18, en un local de venta de repuestos para autos de la marca Chevrolet, ubicado en avenida Arturo Illia y Rivera Indarte de San Justo.

Sánchez, que estaba vestido con su uniforme, llegó al lugar para realizar una compra pero en ese momento dos ladrones se encontraban en el interior del comercio y amenazaban al propietario.

Mientras, un tercer asaltante que actuaba de “campana” en la puerta del local fue quien se corrió para permitirle el ingreso al policía, aunque inmediatamente después le apuntó con una pistola calibre 9 milímetros.

Según las fuentes, el policía recibió un balazo en la zona intercostal y otro en el pecho que le causó la muerte minutos después, cuando era trasladado en una ambulancia hasta el hospital de San Justo.

En tanto, los delincuentes escaparon en dos motos con el dinero de la recaudación del comercio asaltado pero sin apoderarse del arma reglamentaria del policía, la cual había quedado en el piso del local.

Luego, los investigadores establecieron que los acusados pertenecían a una banda que había cometido varios asaltos en la misma zona.

Al seguir esa pista, el primero en ser detenido fue Aguilar y tres meses después apresaron a Albano, mientras que Brítez Rojas, de nacionalidad paraguaya, ya había sido capturado por otro robo.

A su vez, los pesquisas identificaron a un cuarto sospechoso pero éste murió tiempo después del crimen del policía durante un tiroteo.

El efectivo asesinado era sargento de la PFA, prestaba servicios en la seccional 11 ubicada en el barrio porteño de Caballito y residía en la localidad bonaerense de Rafael Castillo, adonde se dirigía cuando lo mataron.