Los jueces que condenaron a Los Monos ‘viven blindados’

774

El ministerio de seguridad de la Nación y el de Santa Fe aumentaron la protección a los jueces y fiscales que intervinieron en el juicio contra la narcobanda Los Monos, que en abril pasado terminó con duras condenas a los principales miembros.

El martes pasado, cuando el seleccionado argentino se despedía de su público en un amistoso frente a su par de Haití, la casa del juez Ismael Manfrin fue atacada a tiros por desconocidos. Ocho balas impactaron sobre el frente de la vivienda ubicada en la calle Italia al 2100, a metros de una comisaría de Rosario.

Según publica el diario Perfil, unos cuarenta hombres de las Tropas de Operaciones Especiales (TOE) y otras unidades de Santa Fe, junto a Gendarmería Nacional, velan por la seguridad de los jueces Manfrin, Marisol Usandizaga y María Isabel Mas Varela, y los fiscales Gonzalo Fernández Bussy, Luis Schiappa Pietra y Vivisana O`Connel.

De acuerdo a los fuentes, no menos de cuatro hombres fueron aposatados en los domicilios particulares de cada uno de ellos y familiares. En el caso de Manfrin, el número de efectivos dedicados a su cuidado se duplicó.

“Lo que viene va a ser peor. Pero, conocimos escuchas en las que los integrantes de Los Monos hablaban de matar a un fiscal, después, llamaron desde prisión a otro juez y lo amenazaron directamente. No tenemos miedo, si no, deberíamos dejar de ser jeuces, pero sí estamos preocupados y consternados”, afirma Gustavo Salvador, presidente del Colegio de Magistrados de Santa Fe.

El magistrado que sufrió el ataque no se presentó esta semana en su despacho pero regresará pronto a su función.