El fiscal Delgado teme sufrir un atentado en su contra

2676

El fiscal Federico Delgado advirtió que la causa en su contra por presunta difusión de información en el marco de la causa Time Warp “puede terminar con un kilo de droga en el auto, en una amenaza más fuerte, en un tiro”, al tiempo que indicó que “puede pasar es cualquier cosa”.

El integrante del Ministerio Público Fiscal se refirió a la citación a declaración indagatoria que hizo el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi en el marco de un expediente en que se lo acusa de haber difundido información sensible del caso por las muertes de cinco jóvenes por consumo de drogas ocurridas en la fiesta electrónica Time Warp, que se realizó en Costa Salguero en 2016.

“No soy tonto: en los últimos dos años he tenido intervención en causas muy sensibles, en las que llegamos a lugares en los que no pensábamos que íbamos a llegar. Evidentemente, por la fragilidad institucional de la Argentina esas cosas terminan mal”, advirtió Delgado.

En diálogo con TN, recordó que tuvo que “investigar al presidente de la Nación (Mauricio Macri); al jefe de los servicios de inteligencia (Gustavo Arribas); a (el presidente de Boca Juniors) Daniel Angelici denunciado por (la líder de la Coalición Cívica-ARI) Elisa Carrió; al jefe de Gabinete, Marcos Peña; a (el exministro de Planificación Federal) Julio de Vido; el tema Odebrecht”.

El fiscal criticó la decisión de Martínez de Giorgi: “Tiene la intención deliberada de desprestigiarme, humillarme, destruirme”.

“Esta vez el juez dice que ni siquiera dijo (el acusado en la causa Time Warp, Víctor) Stinfale, va más allá. Saca de la galera una cosa diferente. Si esto me lo hacen desde el mismo espacio judicial, yo no soy paranoico ni miedoso, pero tampoco soy tonto: lo que puede pasar es cualquier cosa”, manifestó.

Y agregó: “Nos pasamos la vida detectando causas armadas y esta vez la causa me la armaron a mí. No deja de ser un síntoma de la Justicia argentina”.

Tras afirmar que está viviendo “un momento de soledad, muy duro”, el fiscal concluyó: “Por ahora razón extraña nos tiraron por la ventana a (el juez federal Sebastián) Casanello y a mí.

Sufrí una serie de persecuciones que ahora terminan con la causa armada, pero que pueden terminar un kilo de droga en mi auto, en una amenaza más fuerte, en un tiro”.